Revestimiento térmico exterior: ¿qué espesor debe tener?

Revestimiento térmico exterior: ¿qué espesor debe tener?

Si en tu casa durante el invierno a pesar de que la caldera siempre está funcionando y las facturas del gas son cada vez más altas, sufrir un gran resfriado y en verano en cambio morir de calor tanto es así que sin el aire acondicionado no puedes quedarte, tienes un gran problema que manejar.

Para solucionarlo definitivamente lo único que puedes hacer es intervenir aumentando el aislamiento de la envolvente opaca. Actualmente, la mejor manera de hacer esto es definitivamente optar por una capa de aislamiento. Mucho oímos hablar de este escurridizo abrigo, tanto que hasta en la televisión puede que hayas visto ese anuncio con la imagen de una casa toda vestida con bufanda y gorro.

Primero veamos, entonces, para entender bien de qué se trata y si hay un espesor mínimo para esta capa térmica, un máximo, o uno recomendado, o si por el contrario cada uno puede intervenir como mejor le parezca.

¿Qué es una capa térmica y cómo se hace?

Al recurrir a una capa térmica es un poco como si tu casa “se vistiera” vistiendo un abrigo, que lo protege del frío, pero también del calor y sobre todo que protege a los que están dentro, asegurando la máximo confort ambiental en cada estación del año.

En la práctica, para un edificio, crear medios de aislamiento térmico externo, cubrir todo su superficies perimetrales aplicando uno capa aislante consistente en la unión de losas yuxtapuestas, que pueden tener un espesor y tamaño variable según el caso y el material a utilizar.

Evidentemente, hay disposiciones muy específicas para colocar el abrigo: todo debe hacerse de manera profesional, manteniendo la continuidad tanto como sea posible de tal forma que no se formen peligrosos puentes térmicos, que constituirían vías privilegiadas para la entrada y salida de calor.

Cuáles son las ventajas que se obtienen con una capa térmica

La realización de un sistema de aislamiento térmico exterior tiene numerosas ventajas:

  • Hay un decidido aumento del confort de vida dentro de la casa;
  • Obviamente obtienes un ahorro considerable energético y en consecuencia también económico tanto en la factura del gas por lo que respecta a la calefacción en invierno, como en la factura de la luz, por la refrigeración en verano;
  • Aquí entonces está eso contamina menos y aumenta eficiencia energética de su propiedad, consiguiendo dar un salto incluso de distintas clases energéticas en más;
  • Por último, no podemos olvidar que a medida que aumenta la clase energética de un inmueble sal proporcionalmente También ahí su cotización de mercado por lo tanto, si quisieras vender tu casa, no solo podrías partir de un precio más alto, sino que sería mucho más atractiva;
  • Por último, pero no menos importante, cómo olvidarse de los incentivos. haciendo un abrigo termal es una de esas intervenciones admitidas a beneficiarse del llamado Ecobonus por lo tanto, gran parte de todo lo que gastarás para hacerlo realidad, de hecho, ¡lo recuperarás en los siguientes 10 años!

En general al hacer una capa térmica sería bueno intervenir, al mismo tiempo, un poco en la ronda: aislar el techo, las paredes y los pisos contra el suelo y cambiar los accesorios.

Solo así obtendrás resultados realmente geniales, pero cada caso es algo en sí mismo, por lo que sería más correcto que lo realice un experto. diagnostico energético de su propiedad para comprender cómo intervenir mejor, optimizando los costos.

¿Revestimiento térmico externo o interno?

Normalmente la capa térmica se hace desde el exterior: es sin duda el método más utilizado para obra nueva, también porque es el más cómodo y el más eficaz.

Sin embargo, si por alguna razón no es factible intervenir desde el exterior, sepa que también existe la posibilidad de crear un empaquete de calor interno. Obviamente el espesores serán menos también porque la instalación del aislamiento inevitablemente reducirá el espacio habitable, pero en cualquier caso, ¡los beneficios, aunque atenuados, permanecen!

Espesor recomendado capa térmica

No hay una respuesta única a la pregunta: ¿Cuál es el grosor ideal para una capa térmica? Mucho depende del sistema de aislamiento analizado, o más bien de los materiales que componen la capa aislante. Hoy, de hecho, hay muchos paneles diferentes en el mercado.

Existen aisladores naturales, muy utilizados en la construcción ecológica y fabricados en su mayoría con fibras vegetales como la madera; Existen aisladores minerales como lana de roca o lana de vidrio y finalmente aisladores sintéticos que son los más habituales y entre estos incluimos el poliuretano y el poliestireno.

Cada panel se caracteriza por un cierto poder aislante, expresado a través de la conductividad del material que lo compone (expresado con la letra griega λ). La conductividad es la capacidad de un material dado para transmitir calor. Cuanto mayor sea el valor de λ, menor será el poder aislante.

Ahí transmitancia térmica U es otra cantidad fundamental a evaluar cuando se va a crear una capa térmica, también porque para acceder al Ecobonus es necesario que este sea inferior a un cierto valor, preestablecido por la norma en función de la zona térmica en la que se encuentra. hay se encuentra. La transmitancia viene dada por la relación entre el espesor y la conductividad y tiene en cuenta cada capa que forma la pared.

Generalmente el espesor de una capa térmica va desde los 6-8 hasta los 12 cm, pero como hemos visto mucho depende del material y obviamente el grado de aislamiento a obtener.

Y si tienes necesidades arquitectónicas específicas, como suele ocurrir en el caso de las reformas, no se te permite superar un determinado espesor, entonces tendrás que hacer el razonamiento inverso y elegir el material que, con el mismo espesor, te permita obtener una transmitancia más baja!